fbpx

En el caso de que usted tenga una vivienda y quiera alquilarla, le puede surgir la duda: ¿lo hago de forma permanente a una familia o como apartamento turístico?

Desde que surgieron plataformas que permiten alquilar viviendas de particulares de forma fácil y sencilla, cada vez es mayor la proliferación de pisos turísticos en el país. Esto hace que no se registre de igual forma el turismo en la ciudad y que los hosteleros, desde entonces, acusen a estas empresas de competencia desleal por no ser oficiales.

Esta saturación del mercado ha provocado que la normativa referente a las viviendas de uso turístico se endurezca. Hay que tener muy claro que una vivienda habitual deja de considerarse como tal al alquilarse para turistas, aunque sea por periodos cortos de tiempo.

Y aunque esto, a priori, pueda parecer mucho más rentable siempre depende de cada caso y de cada zona. Si la vivienda se encuentra en una zona muy solicitada por los turistas, lo único que hay que calcular los gastos por convertirlo en un inmueble turístico y los incentivos que dejaría de aplicar en su IRPF.

Qué diferencia hay entre alquiler permanente o turístico

 Para realizar el cambio de uso de una vivienda permanente a alquiler temporal tiene que registrar la vivienda de uso turístico.

 Mayores gastos. Siempre va a suponer más costes fijos mensuales tener alquilada la vivienda por periodos cortos:

– Gastos de suministros: agua, luz, gas, internet, etc, ya que en otras circunstancias esto lo asume el inquilino.

– Gastos de limpieza del piso así como el mantenimiento de sábanas y toallas limpias.

– Costes derivados de las pequeñas reparaciones y el mantenimiento (bombillas, electrodomésticos averiados, posibles destrozos, etc).

– El gasto de la aplicación o inmobiliaria a través de la que anunciarse y conseguir nuevos inquilinos.

 Mayor IRPF. Este es otro aspecto a tener en cuenta y es que manteniendo la vivienda como residencia permanente puede reducir en un 60% el rendimiento netos a declarar por el alquiler. De esta forma, hay que hacer números antes de tomar una decisión porque si usted declara unas rentas totales elevadas en el IRPF, por cada 1.000 euros de rendimientos netos declarado debe pagar 270 euros más de este impuesto.

 

Ejemplo

Suponiendo que tenga unos gastos de 4.000 euros al año derivados del IBI, comunidad, seguro, amortizaciones, etc) y recibía unos ingresos de 12.000 euros por tenerla alquilada a una familia durante ese año. En el caso de un alquiler temporal, el gasto anual se incrementaría al menos en 3.000 euros y para seguir manteniendo el mismo rendimiento neto deberá cobrar por todos los alquileres, al menos, 19.000 euros (casi 7.000 más que con la vivienda permanente).

 

Antes de empezar a alquilar su vivienda a turistas, haga números porque es muy probable que pague más IRPF. Si el coste de suministros y su tipo marginal es elevado, tendrá que percibir una cantidad por alquileres mucho mayor para obtener el mismo neto.

 

Categorías: Noticias